Introducción

A partir de la Declaración de Roma sobre la Seguridad Alimentaria Mundial y en el Plan de Acción de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación realizados en 1996, se comenzó formalmente a considerar el carácter multifuncional de la agricultura dentro del pensamiento y enfoque estratégico que se conoce como "Agricultura y Desarrollo Rural Sostenibles (ADRS)", el cual tiene como objetivo fomentar el desarrollo sostenible en los sectores agrícola, pesquero y forestal, así como "conservar la tierra, el agua, y los recursos genéticos vegetales y animales; por lo que es ambientalmente no degradante, técnicamente apropiado, económicamente viable y socialmente aceptable."

Este paso del concepto de agricultura y desarrollo sostenibles a la conceptualización del carácter multifuncional de la agricultura y del territorio (CMFAT) se dio por considerar que es necesario abarcar toda la gama de las funciones ambientales, económicas y sociales relacionadas con la agricultura y con el uso del suelo. Y se basa en el reconocimiento de que los sistemas agrícolas son intrínsecamente multifuncionales, ya que siempre han cumplido más allá del objetivo primordial de producir alimentos, fibras y combustibles.

Un análisis del carácter multifuncional de la agricultura contribuye a comprender los potenciales vínculos, sinergias y compensaciones que pueden ayudar a lograr la sostenibilidad en la agricultura y el desarrollo rural, lo cual evidentemente implica la existencia de políticas orientadas al logro de estas metas.

Así que concretamente se puede decir que el carácter multifuncional de la agricultura y del territorio se refiere a múltiples funciones, tales como:

  • Mejorar la seguridad alimentaria en términos de disponibilidad, acceso y contenido nutricional de los alimentos a nivel familiar, nacional e internacional;
  • Fomentar el desarrollo rural y la viabilidad de la economía rural, incluidas las cuestiones relacionadas con el desarrollo social, la equidad y el género;
  • Promover el manejo sostenible del medio ambiente y de los recursos naturales

De manera que el concepto de multifuncionalidad se utilizó pues para referirse a la agricultura como una actividad multiproductiva, que no solo produce básicos tales como alimentos, piensos, fibras, biocombustibles, plantas medicinales y ornamentales; sino que también produce servicios ambientales, paisajísticos e incluye las contribuciones de la agricultura a los desafíos del desarrollo tales como la seguridad alimentaria, el alivio de la pobreza, el bienestar social y la herencia cultural.

Considerando que el concepto de Agricultura Multifuncional debe desempeñar un papel central en la apertura de perspectivas nuevas e innovadoras sobre cuestiones cruciales, tales como la evolución de las relaciones entre la agricultura y la sociedad en general y el papel cambiante de las actividades agrícolas en el desarrollo rural sostenible, es importante aprovechar el potencial de la Universidad Autónoma Chapingo para desempeñar un papel de liderazgo a través de la investigación, el desarrollo y la educación, a través de la creación y el desempeño del Centro de Investigación, Desarrollo y Educación en Agricultura Multifuncional (Centro de IDEA-Multifuncional) en el marco del "Reglamento Para La creación y Operación Básica de Centros e Institutos de Investigación".

© 2009-2018 Universidad Autónoma Chapingo. Última Actualización : Edgar Rios