namename
 

Los frescos de Diego Rivera en la capilla de Chapingo, son considerados por muchos como su obra maestra. Son el producto de un movimiento muralista que en la década de los veinte nació con la Revolución Mexicana. Este movimiento fue protagonizado también por José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros. Ellos recibieron comisiones, por el entonces secretario de Educación Pública, José Vasconcelos, para decorar edificios públicos con temas que tuvieran que ver con la Revolución y la historia precolonial de México.

Con la idea de llevar a cabo grandes obras, la pintura mural formaba parte del ambicioso proyecto vasconcelista, que se proponía reducir el analfabetismo, llevar el libro a todos los rincones del país, fundar escuelas y enviar misiones culturales.

Después de su estancia de 14 años en Europa, Diego regresa a México en septiembre de 1921; al año siguiente pinta el muro de fondo del Anfiteatro Bolívar de la Escuela Nacional Preparatoria, La creación. De 1923 a 1928 pinta los muros de los corredores del recién estrenado edificio de la SEP. Atendiendo a una invitación del Director de la Escuela Nacional de Agricultura, Marte R. Gómez, inició por pintar murales en el patio de entrada, las escaleras y el primer piso del edificio principal de la universidad, para posteriormente seguir con la decoración de la capilla, la cual inició en 1924 y terminó el día primero de octubre de 1927. En esa época estuvo pintando simultáneamente en Chapingo y en la Secretaria de Educación, aplicando la técnica pictórica de mural al fresco.

En un planteamiento teórico, formulado entonces, declaró: "Tengo la ambición de reflejar la expresión genuina esencial del país. Quiero que mis cuadros reflejen la vida social de México como yo la veo, y por la realidad y el orden presente, se mostrarán a las masas las posibilidades del futuro. Trato de ser...un condensador de las luchas y los anhelos de las masas y un transmisor que les proporcione una síntesis de sus deseos, de modo de servirles como un organizador de conciencia y ayudar a su organización social".

La capilla representa en un primer plano de ideas, la evolución de la naturaleza (biológica), plasmada en el muro oriente. En un segundo plano, Diego representó la transformación de la sociedad, por efecto de la lucha revolucionaria (desarrollo histórico - social), en el muro occidental, relacionando ambos planos, ambas temáticas, entre sí. Esta obra mural alcanza una superficie de 700 metros cuadrados, con un lenguaje sencillo y penetrante, pleno de armonía y calidad estética; expresa la larga tradición de lucha del campesinado mexicano, es una visión estética del materialismo como concepción del mundo y de la historia; en ella se concibe al hombre como transformador de la naturaleza y, simultáneamente, vincula el desarrollo natural con el progreso social.

En esta obra se encuentran reminiscencias de la Italia renacentista, ya que Diego estudió a fondo el arte mural tanto del Prerrenacimiento como del Renacimiento, así como de las vanguardias europeas en Francia; conocimientos que retomó para plasmarlos en toda su obra mural.

Con estos antecedentes, presentamos esta página WEB para que tanto nacionales como extranjeros puedan "visitar" esta gran obra, pues independientemente de cualquier ideología, esta es una parte del Arte Universal, un Patrimonio de la Humanidad. Muchas de las denuncias y problemas que se plasman ahí desafortunadamente siguen vigentes. A la vez que también es un mensaje de optimismo, de poder materializar algún día ese ideal, también universal, de paz, justicia y armonía entre todos los hombres y mujeres de este mundo.

Por último, la interpretación que se da en cada uno de los murales (tableros), se han retomado de autoridades en la materia: Justino Fernández, Antonio Rodríguez y Raquel Tibol, entre otros especialistas mencinados en la bibliografía. Interpretaciones que no necesariamente son concluyentes o las únicas válidas, ya que el arte por naturaleza es susceptible de interpretarse por parte de quien lo ve y lo analiza, de acuerdo a su própia óptica y escala de valores de apreciación estética.