Logo

Miercoles 20 de Septiembre del 2017


Normas Editoriales

La Revista Geografía Agrícola, estudios regionales de la agricultura mexicana, es una publicación abierta a las colaboraciones de estudiosos nacionales y extranjeros. Su temática esencial está referida a investigaciones científicas, intercambio o confrontación de ideas en torno a los problemas de regionalización y al estudio sobre las relaciones entre la agricultura, los modos de producción y el espacio geográfico, así como también a temas de etnobotánica, educación agrícola e historia de la agricultura. Se dará preferencia a artículos científicos originales e inéditos basados en datos de campo, aunque también se aceptarán un número limitado de ensayos, reseñas temáticas bibliográficas o recapitulativas y traducciones de artículos o ensayos publicados en otros idiomas que se ajusten a los contenidos de la revista. Las contribuciones serán sometidas al arbitraje de tres dictaminadores y de un editor designado por el editor general y, de ser aprobadas, se adecuarán formalmente a las normas de revisión de estilo y de edición que la rigen. Los textos serán en español con título, resumen y palabras clave en español e inglés. El título no será mayor de quince palabras. Deberán desatarse las siglas, es decir poner completo el nombre de la institución o palabras sobre la metodología, por lo menos la primera vez que se mencionen.

Los autores remitirán por correo electrónico a la dirección: rev_geoagricola@hotmail.com un archivo del documento procesado en Microsoft Word para Windows y una carta de solicitud para someter a publicación el trabajo y una declaración del autor en donde se establezca que el documento sometido es inédito y no se encuentra en proceso de publicación en otra revista. También, si lo prefiere puede entregar en las oficinas de la Revista de Geografía Agrícola localizadas en Chapingo, México, una copia del archivo digital del trabajo, sopordadas en CD o memoria USB, y un original impreso y dos copias. Asimismo, el autor deberá informar el tipo de programa utilizado para cuadros, gráficos o figuras. Los trabajos deberán tener como mínimo 15 cuartillas y un máximo de 30, numeradas correlativamente, escritas a doble espacio, con una tipografía de tamaño 12 puntos,renglones o líneas de 66 espacios o golpes y un promedio de 27 renglones por página. Tal extensión incluye cuadros y figuras. Se preferirá que los cuadros, figuras y fotografías vayan integrados en el texto y en archivos aparte en CD o USB. Los cuadros deberán tener una impresión clara. A las figuras generadas por algún software de dibujo o diseño no se les añadirá color, textura o cualquier otro efecto gráfico. Para el caso de fotografías se preferirán en blanco y negro; pero, si sólo se tienen en color, el autor debe elegir aquéllas menos oscuras y sin exceso de luz, que son las que pierden menos nitidez al ser impresas en blanco y negro. En el caso de ser archivos de imagen se requieren que cuenten con una resolución de 300 puntos en formato EPS o TIFF.

En todos estos casos, el autor deberá señalar e integrar en el texto la ubicación inequívoca de los cuadros, figuras y fotografías, con sus correspondientes títulos, pies de lectura y fuentes, según sea el caso, y que se deben repetir, iguales, en esos elementos anexados separadamente. Los autores son responsables del contenido de sus trabajos. El editor general de la revista, con base en los dictámenes de los evaluadores y del editor designado rechazará los escritos que no cumplan con los requisitos mínimos; también se darán de baja las contribuciones en proceso de revisión que los autores no regresen corregidas en 15 días hábiles. Los autores enviarán sus escritos a la dirección anotada anteriormente.

También se indicarán: correo electrónico, dirección, teléfono, fax, donde se localice al autor para correspondencia y coautores para canalizar las dudas y observaciones a los escritos, así como cualquier otro asunto relacionado con ellos.

Los autores son responsables del contenido de sus trabajos y, por lo tanto, sus opiniones no representan, necesariamente, las de la revista, la Dirección de Centros Regionales o de la UACh.

Estructura del artículo científico

Las siguientes recomendaciones se refieren, esencialmente, al denominado artículo científico.

El título. Los autores deben esforzarse porque sea breve, pero lo sufcientemente informativo y preciso para caracterizar el contenido del artículo. Con estas cualidades tendrá interés práctico tanto para los bancos de datos electrónicos de abstracts como para quienes los consultan.

La normatividad y usual estructura lógica del artículo científco, aceptada comúnmente (pero no en forma necesaria ni obligatoria para todos los casos), aconseja los siguientes apartados o capítulos: Resumen, Summary (que algunas revistas denominan Abstract y que es el mismo texto del Resumen pero traducido al inglés), Introducción, Materiales y Métodos, Resultados y Discusión, Conclusiones y Literatura citada.

Esta estructura tiene una función metodológica, además de didáctica, pues se adecúa en general para exponer los resultados de la mayoría de los trabajos científicos. Sin embargo, en algunos casos, podrá ser adaptada a temas más especializados.

Palabras clave. Tanto el Resumen como el Summary deben culminarse ambos, tras punto y aparte, con un máximo de seis palabras clave, y las keywords también traducidas al inglés, respectivamente. Las palabras clave tienen la misma función que los títulos: hacer más eficaz el archivo y la consulta en los bancos de datos electrónicos. La Revista de Geografía Agrícola se encuentra indizada en Periódica, Índice de Revistas Latinoamericanas en Ciencias, y registrada en Latindex, Directorio de publicaciones científicas seriadas de América Latina, el Caribe, España y Portugal; y en Aleph, del CIAT-CGIAR de Costa Rica.

Se recomienda a los autores interesados en enviar sus contribuciones a nuestra revista, estudiar la presentación, estructura y normas de estilo de artículos análogos publicados en ella, lo que puede ilustrarles con provechosas indicaciones. A continuación se muestra resumido el contenido mínimo de las secciones del artículo científico.

Resumen. Es una síntesis breve de todo el artículo, de no más de 200 palabras. Reseña el objetivo principal, su importancia o pertinencia, en relación al problema en estudio. Describe sumariamente la metodología y las conclusiones más sobresalientes apoyadas en los resultados. Expresará si el estudio está terminado o si sólo da cuenta de resultados preliminares. Evitará citas y referencias a secciones o cuadros integrados al artículo, pero debe incluir los nombres científicos de los organismos biológicos mencionados.

Introducción. En este capítulo se explica más detalladamente la problemática y el objetivo del estudio. Si se expone un resumen histórico o crítico de los conocimientos existentes al respecto, debe limitarse estrictamente al tema específico abordado, precisar sumariamente lo que constituye su aportación y, en términos muy generales, los procedimientos usados, lugar donde se efectuó el estudio y su duración.

Materiales y métodos. Describe con amplitud y rigurosidad el concepto de materiales en su sentido amplio (condiciones fisiográficas, bióticas, climáticas, sociales, etc., del área de estudio). En relación a los métodos, expone los procedimientos utilizados: procesos técnicos, estadísticos, diseño experimental, tratamientos y variables descritos. Su rigor debe permitir que otros investigadores repitan y corroboren la metodología empleada.

Resultados y discusión. Tras la presentación de los hechos observados, contrastados con un análisis lógico, que podrán exponerse agrupados con subtítulos, sus resultados se interpretan objetivamente. El uso de cuadros ayuda a la exposición, pero aquellos resultados relevantes expresados en cifras pueden requerir algún razonamiento que tenga por función cotejar las hipótesis del trabajo. Para algunos documentalistas, la parte relativa a la discusión es la que mejor refleja el nivel y madurez intelectual del investigador, pues debe indicar el significado de los hechos bajos estudio, sus causas y efectos y sus implicaciones teóricas.

Si el autor lo estima, este apartado se puede presentar en capítulos separados para los Resultados y para la Discusión.

Conclusiones. Si la discusión fue el capítulo apropiado para interpretar, aclarar, justificar y relacionar los resultados del estudio, las conclusiones deberán ser lógicas, claras, concisas y comprobables, así como también congruentes con las afirmaciones expresadas en el resumen.

Literatura citada. Ella debe incluir a todos los autores citados. Existe consenso entre autores, correctores de estilo y editores que la cita bibliográfica en los artículos científicos es donde se presentan más dificultades y consiguientes errores. Para ayudar a evitarlos se indicarán ejemplos para la diversidad de los casos más frecuentes.

Citas en el texto. En todos los casos se utilizará el sistema nombre (año). Ejemplos: Si es un solo autor: García, 2001; dos autores: Méndez y Ortiz, 2004; si se cita a más de tres autores: Márquez et al., 2003. Según la redacción de la frase donde van insertas, también es correcto señalar el apellido del autor y el año encerrados en paréntesis: (García, 2001). También puede darse el caso de que, en relación a un hecho temático, deba citarse a numerosos autores seguidos. Por ejemplo: “...se han referido a estas consecuencias diversos investigadores (Acosta, 1998; Bustos et al., 2003; Espinoza y Martínez, 2002; Zumaeta et al., 2004), quienes concluyeron...” En este caso las referencias se ordenaron alfabéticamente; también se pueden situar de modo cronológico. Sobre un error sumamente frecuente: la grafía latina et al., que significa “y otros”, es la abreviatura de et alii, y como el último fonema está apocopado lleva punto (.).

Cuando se deba citar a autores que publicaron artículos o textos en un mismo año, ellos serán diferenciados con el agregado de letras como a, b, etc. Por ejemplo: (Cancino, 2004a). Tal particularización también deberá ser consignada en el capítulo de Literatura citada.

Citas de pie de página. Cuando se cite una información restringida, un texto técnico fotocopiado o una afirmación verbal, categorías que caen dentro de la definición de comunicación personal, por no tener el carácter de una edición pública se incorpora como cita de pie de página. En ella se consignarán los datos sobre la fuente de esa información, autor personal o corporativo y su dirección. Cuando el autor precise añadir alguna información adicional, puede acudir sin excesos a la cita de pie de página. Todas ellas se enumerarán correlativamente a lo largo del artículo. Se deben restringir al máximo las citas de fuentes secundarias. Si no ha sido posible ubicar la fuente original, se consignarán –por ejemplo– con la tan recurrida forma de: Hernández, citado por Ojeda (1982). Para estos casos la referencia en Literatura citada sólo recaerá en Ojeda (1982).

Las citas provenientes de periódicos se harán bajo el nombre de la publicación. Por ejemplo: La Jornada(2004).

Normas generales

El apartado de Literatura citada incluirá todas las referencias que se hayan mencionado en el artículo, en orden alfabético, según la primera letra del primer apellido del autor principal o, en su caso, del autor corporativo.

La cita o referencia bibliográfica se transcribirá en el idioma original del texto consultado. Cada componente o elemento de una cita bibliográfica se separa por un punto. La reproducción del nombre de un libro o un artículo, salvo la primera letra del título, los nombres propios y la primera letra del género de alguna especie biológica mencionada y las iniciales de sus clasificadores, se escribirán en minúsculas. Se recomienda reproducir con letras mayúsculas iniciales los nombres completos de congresos, memoria, simposio o reunión.

Un autor principal o único de un libro o artículo será presentado así: Bravo H., H. 1978. Las cactáceas de México.2ª ed. Universidad Nacional Autónoma de México. México. Márquez S., F. 1993. “Mejoramiento genético de maíces criollos por retrocruza limitada”. En: Agricultura y agronomía en México: 500 añosUniversidad Autónoma Chapingo. Chapingo, México. pp. 417-429. Autor corporativo:Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. 1994. Censo Agrícola y Ganadero de Oaxaca. Tomo II. Aguascalientes, México. 409 p.

Las palabras de los nombres de las instituciones deberán ir completos sin utilizar siglas. ¿Anónimos? Existen numerosos textos que no registran nombre de autor. Es habitual verlos reseñados en las bibliografías como “Anónimo”. Éstos, sin embargo, son editados por alguna institución gubernamental, de investigaciones, educativa, entre otras. En este caso debe adjudicárseles a estas organizaciones la calidad de autor corporativo. Ejemplo: Secretaría de Programación y Presupuesto. México. 2001. Manual de estadísticas básicas para el sector agropecuario y forestal.México. 1 275 p.

Citas de periódicos: La Jornada. 1994. "La crisis alimenticia y el papel de la investigación agropecuaria". Septiembre 25, México, p. 22.

Varios autores: La cita del autor principal se ordena por el apellido paterno desarrollado, inicial del segundo apellido (si lo usa y aunque aparezca completo en la obra reseñada), cerrado por punto y seguido de la coma, la(s) inicial(es) del o los nombres propios y luego de la conjunción “y” va la letra inicial del nombre del segundo autor, cerrado con punto y subsiguientes autor(es) van en su orden normal. Para estos casos los nombres y apellidos de los autores van separados por punto y coma (;) y el último, antecedido por la conjunción “y”. Ejemplos: Rzedowski, J. y G. Calderón R. 1996. Flora fanerogámica del Valle de México. Vol. I. CECSA. México. 403 p.

Pulido S., M. T. y S. Koch. 1998. Inventario florístico en el cerro Tetzcotzinco, Texcoco. Soc. Bot. Méx. 257 p. Crespo, H.; R. Reyes; E. Vega; A. Embriz; C. Zolla; C. González; A. Pinet y B. Sharry. 1998. Historia del azúcar en México. Fondo de Cultura Económica y Azúcar S.A. México. 593 p.

Winton, A. L. y K.B. Hilton. 1945. The analysis of foods.John Wiley & Sons. New York, USA. 999 p.

No se permite poner en la bibliografía et al., se deben poner los nombres completos como en el ejemplo anterior.

Cita analítica o artículo monográfico integrado a una publicación: Casanova M., E. y J.M. Piña O. 1993. “Tradición, modernidad e hibridación cultural”. En: Agricultura y agronomía en México: 500 años. Fuente, J. de la; R. Ortega y M. Sámano (co-ords). Dirección de Difusión Cultural. Universidad Autónoma Chapingo. Chapingo, México. pp. 3-11.

Cuando es necesario consignar traductor(es), trad.; editor(es), ed.(s): Falconer, D.S. 1971. Introducción a la genética cuantitativa. F. Márquez S. (trad.). Ed. Continental. México. 430 p. McClinton, B. 1978. “Significance of chromosome constitution in tracing the origin and migration of races of maice in the Americas”. En: Maice breeding and genetics. Walden D.B. (ed.). Wiley. New York. pp. 159-184.

Las casas editoras ya sean particulares, instituciones o universidades deberán ir con sus nombres completos, sin siglas, excepto los internacionales como FAO y ONU.

Artículos en revistas periódicas: Cuando se citan artículos publicados en revistas periódicas, el orden de sus elementos es el siguiente: nombre del autor/ año/ título del artículo, entre comillas (según las reglas de corrección de estilo de la Revista de Geografía Agrícola) /nombre de la publicación periódica/ tras una coma (,) /volumen, mes y año (en general, reproduciendo estos datos que consigna la portada de la publicación) /ciudad o país / páginas inicial y final del artículo citado. También es correcto indicar, separadas por un guión las páginas consultadas. Las sociedades científicas internacionales y de documentalistas, con el fin de aligerar de datos tales referencias, han acordado abreviarlos.

Las normas del Instituto Interamericano de Ciencias Agrícolas, IICA (1985), aconsejan reproducir así los siguientes datos: Año II, núm. 4 como 2(4); Volumen 4 núm. 8 como 4(8), entre otros. Ejemplos: González Q., L. 1972. “Las cactáceas subfósiles de Tehuacán, Puebla”. Cactáceas y Suculentas Mexicanas 17 (1):3-15. Bartolomé, R. C. y P. Morales. 1978. “Lignina, energético del futuro”. Ciencia Forestales: 44-58.

La cita electrónica. Como las referencias bibliográficas de este tipo son cada vez más frecuentes, añadimos un ejemplo: Vargas M., F. 2004. Estado de México: Parques Nacionales de México. (Publicación en línea, disponible en internet en el sitio http://www2.planeta.com/mader/ecotra/méxico/parques/edomexico2.html [con acceso el 9-8-2000]).

Una advertencia sobre apellidos. Desde hace pocos años, algunas revistas científicas nacionales, comenzaron a aplicar una norma: los apellidos de autores hispanohablantes, mexicanos y latinoamericanos “deben estar separados (sic) por un guión sin espacios”. Así empezaron a aparecer los Marroquín-Andrade, los Castillo-González, los García-Villanueva, etc. Ninguna de estas publicaciones ha explicado la razón de tal rebautizo. En nuestra revista no se utilizan los guiones.

Una recomendación final. Las diversas uniones científicas internacionales están adecuando, regularmente, sus convenciones para usos de signos, unidades, símbolos, presentación de fórmulas químicas y matemáticas y nomenclaturas. Los manuales de estilo más actualizados, en general, recomiendan a los autores remitirse, en cuanto a ciencias biológicas, a las convenciones acordadas por el Código Internacional de Nomenclatura Botánica, también a las referidas a los de bacterias y zoológicas. Asimismo, todas coinciden en la obligatoriedad del uso del Sistema Internacional de Unidades.

Al respecto, se recomienda leer críticamente la Guía para Autores de Agrociencia del Colegio de Postgraduados, el Manual de Tesis de Estudios de Posgrado de la UACh; y la Guía para someter contribuciones a la Revista Chapingo, Serie Horticultura.

La Revista de Geografía Agrícola y el Programa Editorial de la Dirección de Centros Regionales reiteran su disposición a unir esfuerzos que posibiliten a nuestra Universidad arribar a normas consensuadas para sus productos editoriales. Tal normatividad, con sus diversas vertientes disciplinarias, nos acercará con más eficacia hacia una real excelencia universitaria. Si se realizara algún cambio en las normas bibliograficas de inmediato les será comunicado. Coordinación Editorial de la Revista de Geografía Agrícola