Consumo del amaranto, esencial en la alimentación y prevención de enfermedades

En el marco del Día Mundial de la Alimentación

 

Por el alto valor nutricional, el amaranto puede ayudar en la prevención y combate del raquitismo, diabetes tipo II, anemia, obesidad, entre otras enfermedades que afectan a la población. La Universidad Autónoma Chapingo, el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) y productores del amaranto de siete estados, presentarán ante la Cámara de Diputados la iniciativa para declarar el 15 de octubre como el Día Nacional del Amaranto.

El rector, doctor Sergio Barrales Domínguez destacó que el consumo del amaranto es una alternativa nutricional, principalmente para las zonas rurales del país y en donde se registra un alto índice de mortandad infantil a consecuencia de la pobreza: “El amaranto contiene 64% de carbohidratos, es una fuente de proteína, contiene altos índices de calcio, hierro, entre otras sustancias fundamentales para el crecimiento humano y para evitar enfermedades a futuro como la desnutrición”, aseguró.

Subrayó que es necesario que los campesinos rescaten el sentido de la agricultura, es decir, producir para tener alimento que sea de autoconsumo, además de destinar una parte para la venta, la cuestión es promover su uso y los beneficios que tiene para la salud de los habitantes, más aun cuando 60% de los alimentos que se consumen en México son procesados.

Consideró que a este cultivo se le da poca importancia, pese a los estudios que han demostrado su valor nutricional: “Quienes nos encontramos aquí y que pertenecemos al Grupo Enlace, que es un promotor del consumo del amaranto en México, estamos convencidos que vale la pena la recuperación de esta especie, sin embargo, como sociedad nos estamos durmiendo porque no entendemos su incorporación en la alimentación, además de nutrirnos sanamente, detonaría una actividad económica muy fuerte para el sector campesino, porque ellos podrían tener una alternativa de producción y una posibilidad de tener otro tipo de actividades relacionadas con su trasformación”.

Indicó que la planta del amaranto se puede encontrar en todo el territorio nacional y que se puede producir bajo diversas condiciones climáticas: “Hay zonas en donde se registran lluvias de 250 y 500 mm de agua de lluvia y se llega a obtener 500 kilogramos de amaranto, eso es una ventaja, sin embargo, se debe buscar la diversificación del producto, ya como semilla, para que se consumó aumente entre la población”.  

En su oportunidad, el doctor Jesús Axayacatl Cuevas Sánchez, director del departamento de Fitotecnia, externó que es urgente que los nuevos agrónomos atiendan a plantas que son detonantes en la alimentación de los mexicanos: “En el caso del género del Amaranthus, se registran 114 especies, pero se ha puesto atención en pocas de ellas, es urgente atender otras que son silvestres y que han formado parte de la alimentación de nuestros pueblos de manera milenaria, como es el caso de los quelites y que tienen alto valor nutricional también”.

Comentó que en ocasiones los agrónomos les ponen atención y las tratan como malezas y las combaten con productos nocivos como los herbicidas, y por el trabajo que se ha realizado por parte de este grupo de investigadores y productores, ya se les está dando otro trato, pero se requiere de más investigación para que éste impacte en las políticas públicas para el rescate de estos cultivos que tienen potencial en la salud nutricional de los mexicanos.

 

Lic. Guadalupe Cruz Reynel
comunicacionsocial@chapingo.mx

 

 ---ooo000ooo---