Reconocimiento al Mérito Laboral, otorgado al trabajador con mayor antigüedad al servicio de la ENA-UACh

Ingresó un 1º de mayo de 1961 a la entonces Escuela Nacional de Agricultura, hoy Universidad Autónoma Chapingo, un día que para millones de mexicanos es de asueto, para José Leónides Rosas García, fue su primer día de 56 años al servicio de esta noble Institución, donde al llegar se comprometió a desempeñarse íntegramente, bajo las características que le permitieron ganarse el aprecio de profesores y estudiantes: puntualidad, trabajo, esfuerzo, dedicación, disponibilidad y respeto por su fuente de empleo.

Tras ser homenajeado, en una breve pero emotiva ceremonia que le organizó la Rectoría, Don Leo, como le dicen de cariño, se le preguntó sobre lo que más extrañará de Chapingo, a lo que contestó: “Bueno, sueño que se me hace tarde, mi trabajo, eso es lo que extrañaré”. Rutina que tiene que dejar por cuestiones de salud, y aunque sabe que es necesario, su rostro ya muestra un gesto de añoranza por las instalaciones que no volverá a pisar para trabajar.

Pausado, tranquilo y con cierto orgullo, agradece el gesto la Universidad al hacerle un reconocimiento: “Es un homenaje a un trabajo de toda la vida, apenas me entero que vamos 3 empleados de Chapingo a quienes les dan este reconocimiento, eso es bueno porque se cumplió con el trabajo, sin importar el horario”. Reconoce que le gustaría, por el bien de la Universidad, que los trabajadores se comprometieran más, porque eso se refleja en la forma de vida y en su beneficio.

Acompañado de su señora esposa, familiares, amigos, y alumnos, Don Leo recibió de manos del rector, doctor Sergio Barrales Domínguez, la escultura del Sembrador y un reconocimiento, que da constancia del trabajo entregado a la Universidad, en los departamentos dónde se desempeñó, principalmente en el laboratorio de bacteriología, de Parasitología Agrícola.

Resumir el trabajo realizado durante 56 años no es fácil, sin embargo, a decir de la maestra de ceremonias, maestra Guillermina Kollemeyer, Don Leo inició sus quehaceres, primero como peón de campo, luego como auxiliar de intendencia, después empleado de servicios generales y durante décadas en el laboratorio de bacteriología; empleo que combinó para realizar sus estudios en la Normal, concluyendo con una maestría en Educación.

Al hacer uso de la palabra, los académicos del departamento de Parasitología Agrícola, en ciencias Antonio Segura Miranda, Dimas Mejía Sánchez, María del Carmen Sánchez Gálvez y María de Lourdes Rodríguez Mejía coincidieron en señalar la disposición de colaboración que siempre mostró don Leo; mensajes que se tornaron en muestras de agradecimiento y a la amistad y respeto que creció entre ellos, incluso sus familias. En tanto, sus alumnos, visiblemente emocionados, aseguraron que su apoyo y los conocimientos trasmitidos les permitió entender los procesos de estudio en el laboratorio.

Momentos antes, el rector, doctor, José Sergio Barrales Domínguez, estableció que uno de los propósitos de su administración es reconocer a los trabajadores, bajo ciertas características que los hagan merecedores del Reconocimiento al Mérito Laboral por su destacado desempeño en la Universidad.

Subrayó que al escuchar los mensajes se tiene la certeza de que es una decisión atinada para reconocer a los trabajadores de afecto y gratitud para el homenajeado que en verdad lo merecen por el alto nivel de responsabilidad que tienen con la Institución: “Cuando decidimos buscar probables candidatos para reconocerles por este sentido de responsabilidad, nos fue grato saber lo que el señor Leónides ha hecho por la universidad”.

En el evento, se contó con la presencia del director de Parasitología Agrícola, doctor Marcelo Acosta Ramos; y como la jefa de Relaciones Públicas, profesora Rosa Martha Villalobos Ortiz.

 

Lic. Guadalupe Cruz Reynel
comunicacionsocial@chapingo.mx

 ---ooo000ooo---