Impulsar la innovación y diversificar productos agrícolas, para enfrentar los problemas de alimentación y pobreza

Los problemas de alimentación y pobreza rural que enfrenta México, pueden solucionarse si las políticas públicas obligan a diversificar los derivados de maíz, chía, aguacate, entre otros cientos de productos; además de impulsar la innovación en el campo, subrayó el ingeniero Héctor Padilla Gutiérrez, titular de la secretaría  de desarrollo rural del estado de Jalisco y presidente de la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario.

 

Al presentar la conferencia magistral “Jalisco: Gigante Agroalimentario”, dentro de las actividades del 6º Simposio Internacional Agroindustrial 2016 “Impulsando la Productividad Agroalimentaria”, realizado por alumnos de la Universidad Autónoma Chapingo; destacó que en estos tiempos de nuevas tecnologías, la trasformación en el campo es obligada: “México lleva muchos años discutiendo la cuestión de la alimentación y la pobreza, no se logra avanzar, en este mismo periodo aplica las mismas técnicas de producción”.

 

Dijo que no se trata de dinero porque se ha invertido mucho, estamos estancados porque no le hemos metido el motor de la innovación al campo, aun cuando exista un alto riesgo de fracasar.

 

El funcionario jalisciense explicó a los alumnos que se dieron cita en el auditorio “Álvaro Carrillo” que el desarrollo agroalimentario que se ha registrado en Jalisco, y que lo ha consolidado como el gran productor de alimentos en México es porque ha diversificado la producción y las actividades tradicionales se han ido modernizando, con ello se mejora el valor de los productos”.

 

Refirió que el valor se establece a partir de los productos y subproductos que se pueden obtener del maíz, aguacate, chía, ganado, entre otros y no solo quedarse con la materia prima porque se sale de la competencia y esa es la parte más débil del eslabón de la cadena agroalimentaria.

 

El ingeniero Padilla Gutiérrez aseveró que de acuerdo al entorno internacional en la producción de alimentos, este es el momento justo de actuar para enfrentar la demanda de alimentos, y es una oportunidad para avanzar: “Importamos una considerable cantidad de alimentos, la oportunidad que tenemos es ver cuántos de esos alimentos los podemos producir en México;  hay que ponerle precisión a la dependencia, podemos revertir algunas cosas, si hay excedente de maíz blanco, 10 mil toneladas al año, e importamos  amarillo, porque no dejamos de producir el blanco y esa política se puede aplicar en otros productos”.

 

Estableció que los resultados que se tienen en Jalisco, se basan en cinco líneas estratégicas referentes a la sanidad, inocuidad y bioseguridad agroalimentaria; Ordenamiento y desarrollo de mercados: producción bajo contrato; Asistencia técnica y capacitación de precisión; Modernización de la infraestructura agropecuaria y; Financiamiento y manejo de riesgos.

Ante un público atento a su ponencia, el funcionario habló sobre los logros y avance que se han registrado en aquel estado: “En el caso de aguacate, hemos logrado certificar más de 11 mil hectáreas, distribuidas en 12 municipios, con una producción de 120 000 toneladas por hectárea y con una exportación de 40 000 toneladas”.

Indicó que estas líneas estratégicas, impulsadas en los últimos años, han logrado que Jalisco tenga presencia en 65 países: “En 2013 solo estábamos presentes en 35 naciones”; añadió que la política establecida de innovación y la diversificación han colocado a la entidad como la mejor en resultados económicos en relación con los recursos públicos invertidos.

 

Al final de su ponencia, el ingeniero Héctor Padilla Gutiérrez recibió un reconocimiento que le otorgó el Departamento de Ingeniería Agroindustrial, área de la Universidad Autónoma Chapingo.

 

 

 

----ooo000ooo---

Tags: