Egresados comprometidos con Chapingo

El rector de la Universidad Autónoma Chapingo, José Sergio Barrales Domínguez, recibió a decenas de egresados de la generación que egreso  hace 35 años. Los chapingueros  ex alumnos de diversos departamentos y  en su mayoría de Irrigación y Bosques.

En el Partenón, recinto del H. Consejo Universitario, ante esposas e hijos de egresados, el rector se congratuló de estar con ellos e hizo un recuento de las principales acciones de su rectoría y de las perspectivas futuras para la institución y sus egresados.

Ahí mismo, el rector hizo un recuento de cómo se había restaurado el Partenón: “En 2002 el  edificio se encontraba abandonado, sin techo, con las bardas sostenidas con polines. Entonces, cuando tuve la oportunidad de ser rector, decidimos qué hacer con el edificio: algunos proponían tirarlo, otros reforzarlo y ponerle techo.  Cuando ya estaba bonito, alguien me dijo que habría que darle un toque artístico;  que había un muralista que estaba dispuesto a pintar el espacio”.

Poco después logramos que el artista Luis Nishizawa pintara el espacio: “El valor extraordinario y altruista que nos dejó no tiene precio; es un gran legado para el arte y la cultura de la institución y de nuestro país”.

Acerca de la visión de su rectoría, el doctor Barrales Domínguez dijo: “Chapingo es un gran reto y lo estamos aceptando; mi lema es defender esta institución y consolidar una universidad pertinente en la investigación y proyectos de vinculación”.

El rector de la universidad informó que la matrícula de Chapingo se incrementó en este ciclo escolar que recién empieza: se recibieron  1 600 jóvenes más, que se suman a los 10 mil alumnos que son parte primordial de esta institución.

En tanto Francisco Bobadilla, egresado del departamento de Irrigación reconoció el apoyo, solidaridad y trabajo de sus compañeros chapingueros en educación e investigación, y pidió a sus compañeros egresados estar más unidos que nunca, “porque en la medida en que Chapingo necesite de nosotros, aquí estaremos”.

Por su parte, Rogelio Posadas, ex director de la Escuela Nacional de Agricultura y primer rector de la Universidad Autónoma Chapingo, agradeció a los egresados de esta casa de estudios su invitación y señaló que su máximo honor ha sido ser maestro, “porque el maestro realmente sustituye al padre en la época más difícil de los jóvenes”.

Dijo que a lo largo de los años ha ideado una clasificación para los maestros: “El mal maestro es el que  lee su clase, el buen maestro es el que explica su clase, el excelente maestro es el que motiva con su clase, el magnifico maestro es el que inspira con su clase. Yo sólo espero que ustedes sean unos magníficos maestros”.

Tags: