Gratitud a nuestra Alma Mater

Alumna: Iseli Sánchez Álvarez
Fitotecnia

Representa para todos nosotros un gran honor, responsabilidad y alegría, encontrarnos hoy, de cara, frente a frente al día que añoramos durante años, al día en que seríamos egresados de la gloriosa Universidad Autónoma Chapingo.

El sentimiento de gratitud, hacia nuestra bondadosa casa de estudios es inmenso, por albergarnos5 o 7 años, a través de los cuales, nos llenamos de amistades, vivencias, enseñanzas y conocimientos. El agradecimiento, también, al pueblo de México que con sus aportaciones hace posible hoy nuestro sueño, el de salir al mundo y decir con orgullo: “Soy Chapinguero”.

Durante nuestra estancia, la Universidad Autónoma Chapingo, nos ha nutrido con conocimientos, habilidades y destrezas; nos ha brindado las herramientas necesarias para garantizar nuestro crecimiento como personas, profesionistas y ciudadanos de alto nivel.

Ahora, llega el tiempo de romper el cascaron y salir, buscar nuevos horizontes, hacer del campo mexicano una verdadera potencia en la producción de alimentos y brindarle a nuestro pueblo el derecho del que ha carecido, la alimentación.

Es para beneficio de los sectores que más padecen de la desigualdad en todos los ámbitos, demostrando siempre, que somos el fruto del constante trabajo de una noble institución, de la mejor, de la #1 que ha creado agrónomos comprometidos con la sociedad, teniendo siempre en cuenta que somos y seremos los encargados de proveer de alimento al pueblo que nos debemos.

Nos marchamos con la frente en alto, orgullosos de haber egresado de la UACh, quizá extrañaremos la vida dentro de sus puertas pero nunca saldrá de nuestro corazón. La vida afuera de Chapingo es dura y con un sinfín de dificultades, sin embargo, como buenos chapingueros sabremos afrontar esa realidad y empeñamos nuestra palabra en que sabremos mejorar y siempre, donde quiera que nos paremos, hacer los cambios necesarios en pro de los nuestros.

El ser respaldado por el nombre de una institución tan destacada como lo es nuestra Alma Mater es motivo para sentir seguridad en cada una de nuestras acciones en el campo laboral, pero de igual manera lo es, la responsabilidad que se adquiere para hacer cada día con mayor esfuerzo nuestras actividades sustantivas.

Haber pasado por Chapingo, transformó mi vida, mi forma de pensar, mi gusto por la tierra.
Enseñar el amor por la tierra y libertad al hombre.
Porque Chapingo me formo y es a quien me debo.
Felicidades a Chapingo, glorioso plantel y felicidades a mis hermanos chapingueros.

---ooo000ooo---