Duele decir adiós a Chapingo

Alumno: José Armando Nájera Torres
División de Ciencias Económico Administrativas (Dicea)

 

Es para mí un placer se portador de enviar un mensaje en el día más épico de nuestras vidas. Y digo épico, por lo siguiente: para tener el día de hoy el honor de ocupar un lugar en este estrado, hemos pagado un precio muy alto, pues con tan solo 15 años teníamos algunos, cuando salimos de casa. Cambiamos el calor del hogar, la sazón de mamá, los viejos amigos, toda nuestra vida por un sueño.

Un sueño, que hoy es una realidad. La satisfacción y orgullo que siento, es más grande incluso que todos los momentos difíciles en lo que pensé que no podría más, pero estamos aquí preparados para nuestra más grande aventura.

Hermanos chapingueros, el trabajo ya está hecho, el aprendizaje se ha completado, esta etapa termina ya, y como todo momento importante en la vida, debe ser festejado a lo grande, al estilo Chapingo. No tengas miedo a la incertidumbre del futuro, aprecia la belleza de este momento.

Este es el momento, mira a tu alrededor y siéntete afortunado de estar rodeado de tan grande amigos. Nuestra verdadera fortaleza no reside en un título universitario, nuestra fortaleza vive en nuestro corazón chapinguense y en la hermandad que entre nosotros construimos.

México, estamos listos, para hacer de este lugar, un lugar mejor, de este país la mejor nación. Si cada mexicano viera a su prójimo, como un chapinguero ve a otro chapinguero, entonces viviríamos en una nación de hermanos, trabajadores y de espíritu fuerte.

Compañeros, profesores, Alma Mater, decir adiós me duele mucho. Porque en el fondo deseo que nuestros caminos sigan enlazados como hasta hoy, sin embargo, los rumbos serán ahora otros. Amigos, les deseo a todos ustedes el mayor de los éxitos, la más grande de las aventuras, les deseo que su vida sea una fiesta. Quien sabe, cuándo volveremos  estar juntos, pero anhelo que ese momento no tarde mucho.

Podría hablar durante horas sobre lo feliz y orgulloso que estoy de todos nosotros, pero expresar lo que siento en muy complejo, y solo se hacerlo de una manera, a mi manera.

 

¡Chapinguero soy y ser de Chapingo es un gran honor!